La Reseñoña – The Predator (Sin Spoilers)




Visita nuestro Instagram

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Septiembre 14, 2018

Los 80s se caracterizan por la cantidad de personajes y criaturas que el cine de la época nos dejó y que ahora forman parte de nuestra cultura popular ñoña. Una de esas criaturas es el letal Yautja, más conocido como “depredador”, un mortífero cazador alienígena que se caracteriza por cazar humanos y otras criaturas del espacio que supongan un gran reto para él. Su primera aparición fue en 1987 en la película “Predator”, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, quien termina enfrentando cara a cara a la criatura. Luego llegaron un par de secuelas y un crossover con su más letal enemigo, los Xenomorfos, protagonistas de la saga “Alien”. Pero como ya es costumbre en Hollywood, estas criaturas jamás mueren, y si el año pasado vimos el regreso de los Xenomorfos en la película “Alien: Covenant”, este año es el turno del mejor cazador de la galaxia en el nuevo filme “The Predator”.

Dejando de lado lo sucedido en las películas “Predators” (2010) y “Alien vs. Predator 1 y 2” (2004 y 2007), The Predator toma como referencia los dos primeros filmes de la saga, convirtiéndose en una secuela directa de estas dos y manteniendo similitudes con la entrega original, como la aparición a mitad de la película de la nueva amenaza cazadora y presentando a un grupo de ex soldados de élite, cada uno con un trastorno diferente y que le dan la cuota de comedia al filme. Cabe mencionar que la película está dirigida por Shane Black, quien tuvo un papel secundario en el filme de 1987.

La película tiene lugar cerca de la frontera entre EEUU y México, ahí, Quinn McKenna (Boyd Holbrook) un experto francotirador perteneciente a las fuerzas especiales se topa con una misteriosa nave que cayó desde el espacio. En el lugar también se encuentra el dueño de dicha nave, un ser alienígeno que comienza a masacrar a los compañeros de McKenna antes de que este logre derrotar a la criatura y escapar con parte de la tecnología extraterrestre.

Todo se complica cuando McKenna es detenido por agentes del gobierno, los cuales capturaron a la criatura para estudios a cargo de la bióloga Casey Bracket (Olivia Munn). La criatura, la cual es reconocida por pertenecer a la misma raza que causó estragos en 1987 y 1997, logra liberarse y escapar en búsqueda de su tecnología robada, al mismo tiempo que escapa de una amenaza mayor, un enemigo aún más letal que el “predator” promedio, un enemigo más avanzado conocido como el “Ultimate Predator”.

Para poder frenar la amenaza de los depredadores, McKenna forma una alianza con un peculiar grupo de ex soldados con trastornos post traumáticos y que en compañía de la Dra. Bracket van en búsqueda de los depredadores para así dar fin a una amenaza aún mayor que está por venir, y que, de no estar preparados, los humanos serán los más perjudicados en una guerra intergaláctica.

La película que intenta imitar el filme original de 1987 se queda corta en cuanto a la trama y en lo absurdo que pueda parecer en ciertas escenas donde vemos a personajes que de la nada adquieren ciertas “habilidades” que no se explican el cómo llegaron a desarrollarse. En cuanto al humor, algo bastante políticamente incorrecto, tiende a sacar un par de risas debido a la caracterización de cada uno de estos peculiares soldados, los que entregan escenas de acción y frases cliché muy al estilo ochentero, y una de las muertes más emotivas en medio de una batalla.

En cuanto al depredador, regresa como el letal cazador que conocimos de niño, más gore que de costumbre, algo que le da su ventaja en comparación a las últimas entregas de la saga. La incorporación también de un nuevo tipo de depredador que caza depredadores podría suponer lo que vendría más adelante en una franquicia que intenta reinventarse como todo buen clásico del cine, que cada año llegan con nuevas secuelas, precuelas, reboot y remakes, que en muchos casos terminan muy por debajo de las originales.

En definitiva. The Predator es la secuela que nadie pidió, pero que llega para traer de vuelta a uno de nuestros alienígenas favoritos. Con una trama débil, pero que se compensa con buenas escenas de acción y un gran soundtrack a cargo de Henry Jackman. El cine no deja morir los clásicos ochenteros, así que debemos hacernos la idea de que seguiremos viendo este tipo de películas en los años venideros, la siguiente es “Terminator 6” que llegará el próximo año.

#LaReseñoña #ThePredator #Predator #Yautja #BoydHolbrook #OliviaMunn #ShaneBlack