De la Consola al Cine: Mortal Kombat




Visita nuestro Instagram

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Octubre 25, 2018

Saludos amigos gamers. La semana pasada comenzamos con esta nueva sección titulada “De la Consola al Cine”, y para inaugurarla hablamos de la fallida adaptación de Super Mario Bros., pues para equilibrar las cosas, hoy le traemos una de las mejores adaptaciones a uno de los juegos más populares en cuanto a combates, sí, nos referimos a la película Mortal Kombat de 1995.

En 1992 el mundo vería nacer uno de los videojuegos más taquilleros de los 90s. Quién no pasaba después de clases a jugarlo en los establecimientos de arcade, gastando y gastando monedas junto a los amigos para superar cada etapa (¡por Dios, qué recuerdos!). Pues si en 1994 Street Fighter tuvo su propia adaptación a la gran pantalla, por qué no debería tenerla Liu Kang y compañía.

Existe un torneo Shaolin en el cual, por generaciones grandes luchadores de dos mundos, Earthreal y Outworld, combaten en una mortal contienda por proteger la tierra, en el caso de los Earthreal, y dominar la tierra, en el caso de los guerreros de outworld. Raiden, el dios del trueno (no, no tiene nada que ver con Thor), a juntado a tres guerreros de la tierra para poder protegerla esta vez, ya que por nueve generaciones el infame Shang Tsung y sus letales guerreros Sub-Zero, Scorpion y Goro han salido victoriosos, y si llegasen a ganar una décima vez, el destino de la tierra correría un grave peligro.

Cada uno de los tres guerreros de Raiden, Liu Kang, Sonya Blade y Johnny Cage, tienen sus propias razones para participar en el torneo, salvar la tierra no pareciera que sea la razón principal, al menos no desde un principio, pero conforme avanza la contienda, los lazos de los guerreros se van afiatando superando cada obstáculo y ganando cada uno de los combates contra los peores guerreros de Outworld.

Liu Kang, al ser el protagonista es el personaje con mayor desarrollo del filme. Su historia y la razón principal por la cual acepta entrar al torneo son contadas desde el principio y vemos como, poco a poco, su sed de venganza lo lleva a el tan esperado enfrentamiento final contra Shang Tsung, derrotándolo en combate y liberando todas las almas aprisionadas. Con el destino de la tierra a salvo, los guerreros junto a Raiden por fin regresan a casa.

Bajo la dirección de Paul W. S. Anderson y distribuida por New Line Cinema, Mortal Kombat nos mostraba una de las adaptaciones más fieles de un videojuego, pese a que para la fecha la historia no era muy clara. Por lo que algunos de los elementos de la película son diferentes a cómo el juego los planteó años más tarde, lo cual no le quita la posición de ser una buena adaptación en cuanto a la estética de los personajes, escenarios y combates.

Otros de los elementos más llamativos de la película, y que le valió el galardón del premio BMI Film Music Award en 1996, es el soundtrack de esta, a manos de George S. Clinton. El complemento ideal para cada escena de combate que mezcla música electrónica con instrumentos asiáticos, en una amalgama que da energía y dinamismo que hasta el día de hoy es imposible para la generación de los 90s pensar en Mortal Kombat sin recordar el tema principal de Immortals (¡MORTAL KOMBAAAAAT!).

Una adaptación fiel para su época, con los típicos clichés y sobreactuaciones que tanto nos acostumbraron las películas en los 80s. Pese a no poseer ningún fatalities, ni ser tan gore como el juego, termina siendo una cinta entretenida, llena de diálogos divertidos, con actuaciones bastante efectivas (en algunos casos), escenarios memorables y llena de peleas con buenas coreografías. Una película que sin duda ningún fanático de la saga (old school) se ha perdido y que queda en nuestra memoria colectiva como una de las buenas películas adaptadas de un videojuego.